>>>JACKSON POLLOCK Y EL AGUACATE

JACKSON POLLOCK Y EL AGUACATE

Jackson Pollock y el aguacate dripping, el limón, las curcubitáceas y el agua de noviembre.
No sólo se trata simplemente de sopesar con esmero el regado, el olor de la tierra o ese resplandor azul que despide la luz de hoy que, a pesar de ser las 22:57 de la noche, sigue siendo fría.

La luz de noviembre es cegadora.
El jazz no puede ser aliado de la claridad… entre humos, síncopas imposibles y unos trajes impolutos que acaban oliendo a heroína y tabaco. La luz y el jazz tienen un problema de empatía emocional: son vampiros el uno para el otro como órdago del mal frecuentemente necesario.

Siempre hay cosas que hacer, sobre todo si la verticalidad del hidrógeno y del oxígeno entran en contacto: el otoño y la oscuridad tienen esas cosas.

Por |2017-07-24T12:13:40+00:0030/11/2016|